Seta shiitake

Shiitake

¿Qué es la seta shiitake?

Su nombre deriva de “shii” el árbol donde crecían originalmente y de “také” que significa hongo en japonés. Este hongo es famoso por su textura y su sabor ahumado, y es el segundo hongo comestible más cultivado en el mundo. Comparado con el champiñón tiene mucho más sabor, y este se intensifica cuando son secados y rehidratados en agua.

Propiedades y beneficios de la seta shiitake

El shiitake contiene el mayor aporte de fibra de todas las setas cultivadas. Una parte importante de esa fibra está formada por quitina, que ayuda a eliminar las grasas y el colesterol en el intestino.
Posee también fructooligosacáridos (poco comunes en la dieta) que benefician el desarrollo de las bacterias intestinales beneficiosas. Sus proteínas, aunque moderadas, son bastante equilibradas en aminoácidos esenciales.
Entre sus vitaminas aparecen casi en exclusiva las del grupo B, sobre todo B2, B3, B5, B6 y B9.
De los minerales destaca su aporte de cobre, que refuerza el sistema inmunitario y ayuda a combatir procesos inflamatorios.

El shiitake en la cocina

Su aroma es profundo, con notas a tierra, caramelo y nuez moscada. Su sabor entra en la categoría del umami; tiene, por tanto, algo de carnoso y ahumado. Para cocinarlos, los shiitakes secos deben ponerse en remojo en agua templada toda la noche o, al menos 5 o 6 horas antes de usarlos.
Si se van a añadir a una sopa o guiso caldoso, pueden incorporarse tal cual, pero teniendo en cuenta que deberán cocinarse mucho más. Y aun así resultarán siempre algo más duros que los frescos.
Con el shiitake pueden aplicarse prácticamente todos los métodos de cocción: al vapor, salteados, fritos o guisados. Da excelentes resultados en masas para croquetas, hamburguesas, milanesas o escalopes. Su textura y sabor combinados con salsa de soja, cereales o tofu dan resultados muy sabrosos, para algunos parecidos a carnes suaves.

Productos relacionados: