Tomate deshidratado

Tomate

Qué es el tomate deshidratado

El proceso no se trata más que de someter un tomate maduro a un proceso de desecación. Es un proceso lento que hace que el tomate disminuya su tamaño debido a la pérdida de la humedad contenida en su interior, perdiendo así casi el 90% de su volumen y peso inicial. Este tipo de tomate se conserva apto para el consumo durante mucho tiempo.
Y recuerda que nuestro tomate deshidratado es ecológico, más seco y sin sal añadida, lo que hace que sea totalmente natural y tenga un sabor muy concentrado.

Propiedades y beneficios del tomate deshidratado

Contiene licopenos y es rico en vitamina C. Aporta importantes antioxidantes para combatir los famosos radicales libres. Su contenido en potasio y calcio hace que sea beneficioso para combatir la retención de líquidos. Su riqueza en carotenos (vitamina A) le confiere un gran poder desintoxicante, ayudando junto con la vitamina C a eliminar las sustancias tóxicas que ingresan en el organismo.

Uso en cocina del tomate seco

Primero tendrás que rehidratarlos sumergiéndolos en agua templada 15 o 20 minutos, escurrirlos y los podrás utilizar como tomates frescos para hacer sofritos y salsas o unos canapés. Puedes añadirlos directamente, secos, en sopas, paellas, guisos, etc.
Te hacemos tres sugerencias:
Prepara una pasta, con panceta, carne de cerdo, ajo, perejil, sal, pimienta, queso parmesano y nuestros tomates secos.
Haz unas tostadas con queso de cabra calentado, un poco de aceite, el tomate cortado en trocitos, unas aceitunas y un toque de guindilla. O un pincho sobre una tosta con mozzarella, tomates secos y anchoas.

Productos relacionados: